Blog

EL TALENTO DE SER CAPAZ DE APRENDER

  • 9 septiembre, 2019
  • Blog

Detalles

«El gran objetivo del aprendizaje no es el conocimiento, sino la acción.» Herbet Spencer.

Ayer Miguel Martín abrió una conversación acerca de cual es el talento de juego más importante para el jugador: técnico, táctico, físico, competitivo.

Yo me hago la misma pregunta para el liderazgo de los entrenadores: dirección de equipo, estrategia, comunicación, metodología.

Son preguntas que tienen sentido, porque todos esos campos son importantes. Y hay más campos… Mi reflexión es precisamente que el talento más importante es la capacidad para aprender en todos ellos.

Tenemos un desajuste de perspectiva sobre esto, a mi entender. Porque estamos muy preocupados por saber, y menos por aprender. Me explico: es más frecuente hablar de lo que creemos que sabemos o dominamos, y por lo tanto intentar demostrarlo haciéndolo, que hablar y probar cosas que necesitamos aprender. Por una razón: el miedo a equivocarnos, o el miedo a que los otros piensen que no sabemos. A nivel de liderazgo el entrenador siempre tiene que ser el primero en adoptar esta perspectiva, así da permiso a los jugadores también para crecer. Crea el contexto donde se puede transformar la voluntad de aprender en capacidad para hacerlo.

Si realmente nos damos cuenta, lo que produce más satisfacción en una actividad que te importa, es aprender cosas referentes a ella. Para que eso pase debemos dar la bienvenida a todo lo que no sabemos, con unos simples pasos:

1) Humildad y Valentía para mirarse, conocerse, e ir a por ello.
2) Curiosidad. Buscar dónde y como… y de quien aprenderlo
3) Hacerse amigo del error. Es compañero de viaje garantizado. Y nos da muchos mensajes!
4) Diversión. En el proceso de aprendizaje. Experimentar, crear, celebrar pequeños pasos adelante..
5) Dedicación. Estar tiempo, poner energía
6) Inconformismo. Tener en mente la pregunta “y qué más?” pero no desde el perfeccionismo sino desde la voluntad de mejora.

Y un consejo sobre una certeza que tengo: aproximarse al aprendizaje desde la creación artística. Esa capacidad de expresar y crear que todos tenemos dentro. Y que cuando conectamos con ella, eliminamos el juicio y nos vemos como más completos y creativos, y capaces. Se mueve cuerpo y emociones, y de ese movimiento sale siempre más claridad mental para abordar los procesos necesarios. El cuerpo sabe mucho más de lo que nuestra mente piensa. El arte es un canal de escucha e inspiración muy grande.

Jesús C. Guillén escribe este interesante artículo sobre este tema del que destaco su conclusión:

“…No se puede negar que las actividades artísticas están arraigadas en el propio desarrollo del ser humano desde su nacimiento y que constituyen una recompensa cerebral natural necesaria para el aprendizaje. Porque la práctica de cualquiera de las manifestaciones artísticas lleva asociada un componente emocional que nos motiva y que nos permite contemplar el mundo que nos rodea desde una perspectiva diferente, más estética, más profunda. La Educación Artística resulta imprescindible porque permite a los alumnos adquirir toda una serie de competencias socioemocionales básicas para su desarrollo personal y que, además, les hacen más felices. Y ese es el verdadero aprendizaje, el que les prepara para la vida. El cerebro humano, que es un órgano complejo en continua reestructuración, agradece los retos y necesita el arte…”

Esta semana hacemos la tercera edición del curso #EntrenArte, esta vez en Zaragoza. Seguiremos haciendo cursos, funcionan, aportan, hacen sentir, hacen reconectar con una motivación que siempre está ahí pero a veces desenfocada, la de aprender sobre lo que nos apasiona.

Etiquetas

Copyright 2014 / Xavi Garcia